La llegada a casa del gato adoptado - Gato adoptado - Familia feliz

La llegada a casa del gato adoptado

La llegada a casa del gato adoptado

La llegada a casa del gato adoptado es un momento muy importante, recuerda que los gatos son animales territoriales y muy sensibles a los cambios. Te damos todos los tips para facilitarle las cosas y evitarle al máximo el estrés para que se sienta a gusto en su nuevo hogar lo antes posible.

Normas básicas desde el minuto 1

1.Deja que sea el gato quien marque el ritmo

2. No fuerces las interacciones

3. Sin contacto con otros animales

Recuerda siempre su bienestar, el lenguaje felino pare entender lo que te quiere comunicar y como se siente y los signos de estrés para poder ayudarle en cada momento

La llegada a casa

Directos a la habitación de adaptación que ya debe estar preparada con el difusor de feromonas encendido.

Deja el trasportín en el suelo y dale unos minutos. Evita ruidos y sobresaltos. Después de un tiempo prudencial abre la puerta del trasportín y OBSERVA.

Deberás esperar el tiempo que haga falta, debe ser el gato el que salga del Transportín cuando este preparado. Jamás le fuerces a salir, esto será básico para que confíe en ti.

No te desesperes, lo hará. Puedes intentar dejar comida o algún premio para animarle a salir si tras un tiempo prudencial no lo hace por su propio pie.

Si no sale transcurrido un tiempo déjale solo puedes observar desde la puerta, pero recuerda asegurarte bien que nadie pueda entrar a la habitación sin tu control, estamos pensando en otros animales o niños.

En la habitación de adaptación tiene todo lo necesario así que en cuanto salga dispondrá de comida, agua, lugar donde hacer sus necesidades y donde esconderse. Así que no te preocupes estará bien. Cada gato tardará un tiempo diferente en adaptarse y en ir al siguiente paso.

Prepárate y metalízate para tener paciencia y darle espacio

Los gatos no suelen ser tan sociables como los perros, aunque hay excepciones. Debes tener presente que al adoptar a un gato lo estas sacando del lugar que consideraba seguro o como mínimo al que estaba acostumbrado, a uno totalmente desconocido y eso le causará mucho estrés.

Debes dejarle a su ritmo y no forzar las interacciones durante los primeros días. Esto le ayudará a adaptarse y sentirse tranquilo lo más rápido posible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir